El agua es uno de los elementos naturales más preciados de la naturaleza y necesaria para la vida. El agua también es muy útil para las distintas técnicas de relajación que tienen en este líquido su mayor representante. Seguro que, en más de una ocasión, os habéis metido en el agua y os habéis sentado o hecho el muerto y os habéis relajado.

La relajación en el agua es algo que muchos han estudiado e investigado y de ahí han ido surgiendo muchos ejercicios y actividades relacionados con el agua, porque se sabe que en este medio, aparte de que el cuerpo pesa menos, se es capaz de hacer más que fuera del mismo (por la sensación de tranquilidad).


Be Water está especialmente indicado para aquellos

a los que les gusta probar cosas diferentes.


La rutina diaria nos empuja a someter a nuestra mente y a nuestro cuerpo a un estado de tensión del que debemos librarnos. El estrés nos conduce a respirar de forma superficial, agitada, desigual, entrecortada… nos impide llenar de oxígeno plenamente nuestros pulmones, lo que generalmente facilita la entrada a estados de ansiedad, pánico, ira o cólera.

Cuando la respiración, es uniforme, regular y sosegada, el organismo trabaja en un ambiente de paz, reposo y armonía. Respirar bajo el agua permite oír nuestra propia respiración y ese tipo de respiración  nos proporciona la entrada a estados de tranquilidad, sosiego y paz.






Cerrar los ojos e intentar concentrarse en ese sonido del agua, en el de la propia respiración puede llegar a calmar los nervios de cualquiera, como si la mente volviera a la etapa en la que estábamos en el vientre, rodeados de líquido.

Conseguir un estado físico y mental de tranquilidad, de reposo o descanso dejando los músculos sin tensión y la mente libre de cualquier pensamiento se puede conseguir fácilmente bajo el agua.